lunes, 3 de diciembre de 2007

SOBRE EL ESTATUTO EPISTEMOLOGICO DE LA PEDAGOGIA

DR. NELSON CAMPOS VILLALOBOS

A.-ESTATUTO EPISTEMOLOGICO Estatuto viene del latín stare, con el significado de estar en pie o estar firme, de tal manera que las palabras en estudio significarían que el conocimiento que posee o proporciona alguna ciencia tiene validez científica y se asienta en la verdad.Por lo general, se advierte un mal uso del término, debido a que se emplea al parecer porque suena como un término científico, de manera que algunos se creen con la autoridad para tratar del estatuto epistemológico. Por ejemplo, de las medicinas aborígenes. Tienen este estatuto las ciencias que se basan en el método científico, que poseen un área del conocimiento propio y que cuentan con el consenso de la comunidad científica.Las ciencias sociales no han resuelto a plenitud su estatuto epistemológico, pero tampoco podemos esperar que se estructuren a semejanza de las ciencias duras, que tienen otros objetos de estudio y no están enfrentadas a la complejidad humana. Sin embargo, también hay que esperar que en las ciencias sociales exista una rigurosidad cientfica en el tratamiento de los problemas, que sus conclusiones puedan ser validadas y que los experimentos que realizada puedan ser repetidos por otros investigadores, obteniendo similares resultados. Todo esto, además de un cuerpo de conocimientos propios y de un lenguaje preciso, son las bases del estatuto buscado.Sobre la precisión lógica y semántica del lenguaje, hay un aporte de Gadamer, quien señala que los métodos científicos son también modalidades del lenguaje que deben ser remitidos a las condiciones históricas de la enunciación. Por ello, el ideal de una racionalidad objetivante como criterio último de verdad, o sea de una racionalidad que prescinde de la historicidad, debe ser relativizado, lo que quiere decir que debe ser reconducido a las condiciones históricas del lenguaje. El psicoanálisis posee un lenguaje propio que incluso ha prestado conceptos a otras disciplinas científicas, como la psicología y la psiquiatría, pero no tiene los antecedentes de replicabilidad de sus hallazgos y sus métodos no han sido validados, por lo cual podemos decir que su estatuto epistemológico es ambiguo y que por lo mismo no se ha aplicado a la investigación educacional ni tampoco a la psicopedagógica, salvo en aspectos teóricos de escasa o nula aplicabilidad en el aula.. B.- ESTATUTO EPISTEMOLOGICO DE LAS CIENCIAS DE LA EDUCACION
En el siglo XIX se hizo algún intento por hacer coincidir los términos pedagogía con ciencia de la educación, lo cual no tiene ninguna objeción filosófica, ya que la primera tenía un estatuto epistemológico aceptado. El problema surge y aún continúa, cuando el término abarca a varias ciencias, con lo cual un estatuto epistemológico común resulta ambiguo, por la diversidad de saberes, metodologías, lenguajes y contenidos que poseen entre todas.
La discusión se centra en este apartado en determinar si las llamadas ciencias de la educación poseen un estatuto epistemológico que les permita reemplazar a la pedagogía. Como señala con agudeza el profesor Octavi Fullat en España, se trata de ver si esas ciencias tienen el estatuto, o sea, están de pié o simplemente desplomándose. Examinemos que debe reunir un estatuto epistemológico verdadero:
Un campo de estudio que sea propio
Un cuerpo de contenidos validados
Un lenguaje propio
Autonomía metodológica
Formulación de principios, teorías e hipótesis propias

Las llamadas ciencias de la educación comprenden 6 grupos o saberes tipificados, que siguiendo en parte al Dr. Octaví Fullat, son:
Ciencias formales: Matemáticas (Estadística educacional)
Ciencias empíricas o aplicadas (Biología de la educación, Higiene escolar, Educación Sanitaria
Ciencias sociales: Sociología de la educación; Historia de la educación; Economía de la educación; Psicología de la educación; Antropología educacional
Disciplinas metafísicas: Moral de la educación; Filosofía de la educación
Saberes técnicos: Organización escolar; Didáctica; computación educacional
Disciplina integradora: Filosofía de la educación
Si examinamos críticamente a estos saberes, veremos que ninguno de ellos posee un campo exclusivo de conocimientos, sino que más bien son parte de otras ciencias con estatuto epistemológico cierto, que se aplican a la educación; tampoco hay una interacción entre ellas que conduzaca a la unificación del conocimiento; por el contrario cada una, al abarcar separadamente una parte del conocimiento educacional, tiende a fragmentar el saber que aprende sin llegar a la esperada unificación conceptual de varias disciplinas tratando de estudiar el mismo fenómeno: la educación.
A diferencia de lo anterior, la pedagogía tiene un estatuto epistemológico propio y una tendencia integradora del fenómeno educacional. Al parecer, la fragmentación de los saberes que propician las ciencias de la educación no ha significado un avance, sino más bien un estancamiento que se observa claramente en la superficialidad de las investigaciones, en la escasez de productos nuevos y en la carencia de originalidad en general que se aprecia en los congresos científicos de nuestra área. Recordamos en este punto que Durkheim opinaba que eran diferentes la pedagogía y la ciencia de la educación. El argumentaba que la pedagogía busca elaborar teorías de la práctica, en cambio la segunda pretende describir, es decir, conocer y explicar la naturaleza pasada y presente de la ciencia de la educación. Examinemos otros argumentos. Si analizamos el fin de la ciencia, encontramos que es la búsqueda de la verdad per se, sin un afán técnico, o sea de aplicación del saber. Por lo mismo se dice que la ciencia carece de moral puesto que esa problemática solamente surge cuando para bien o para mal se emplean los conocimientos científicos. Por lo mismo, si las ciencias se escinden para tratar de abarcar el fenómeno del a quién, del cómo y del por qué educar, estamos en presencia de la aplicación del saber, con lo cual la búsqueda de la verdad queda en segundo plano y la técnica está en primer plano formal. Por lo mismo, las llamadas Facultades de Ciencias de la Educación no pretender ni piensan en hacer ciencia pura, sono que están tras las aplicaciones inmediatas. El objeto de esas Facultades no está en la investigación como primera obligación, sino en la formación de maestros para la escuela básica y media. Por lo mismo también no pretenden formar científicos sino maestros y así lo demustran los planes de estudio. Esas escuelas universitarias no ptretenden ni han pretendido hacer avanzar el conocimiento en cada ciencia, pues de otra manera estarían formadas por doctores y científicos de primera línea y la investigación sería su tarea principal. Pongamos los pies en la tierra: si no se tiene clara la función de las escuelas formadoras de maestros, entonces el nombre de ciencias de la educación será solamente una forma artificial de hacer subir el prestigio de la entidad. Necesitamos más episteme y menos doxa para clarificar el papel que deben cumplir las llamadas ciencias de la educación en su búsqueda de capacidad epistemológica para integrar el saber que separadamente están produciendo. Tarea que siempre estuvo claramente determinada por la filosofía de la educación y por la vieja y sabia pedagogía.

3 comentarios:

carla dijo...

Gracias Dr. Villalobos por explicar lo que es el estatuto epistemologico... me sirve mucho para una materia que estoy cursando actualmente. Teoria de la educacion. espero que siga con sus aportes. Lo saluda Carla U. desde Rio gallegos-Argentina

z4k dijo...

=] Gracias por el aporte, una manera clara para entender el estatuto espistemológico, me ha servido de mucha ayuda. Saludos desde México

ORSON RENE SALSWACH HERRERA dijo...

Gracias al Dr Villalobos y los foristas. Es de mucha utilidad para explicar la dimension cientifica de la pedagogia como elemento de la educacion , en los componentes docentes formativos . Saludos desde Caracas , Venezuela. Prof Abg. Orson Salswach /UBV.