lunes, 3 de diciembre de 2007

KANT Y LA EDUCACION

DR. NELSON CAMPOS VILLALOBOS

Kant ha sido uno de los filósofos más destacados y ha inspirado a millones de personas, siendo el filósofo más leído y discutido en las facultades de educación y de filosofía en el mundo. Nació en la ciudad de Koenisberg, de donde no salió en toda su vida. Era tan metódico que sus contemporáneos y vecinos señalaban que se podía poner el reloj a la hora porque su paseo al caer la noche se hacía siempre a la misma hora exacta. Si bien su vida parece aburrida, ya que no se casó ni tuvo descendientes ni tampoco viajó, su vida intelectual en cambio fue emocionante. Siempre se le consideró un gran maestro y sus clases eran populares en la Universidad de su región. Lo que llama la atención en los lectores dedicados, es la enorme masa de conceptos nuevos y a los cuales les dio nombre, que acuñó en sus publicaciones. Estas son bastante densas y creo firmemente quie pocos filósofos profesionales lo han leído completa y detalladamente. Entre los estudiantes actuales suelen circular libritos con el nombre de Todo Kant resumido o Kant al alcance de todos, lo que en justicia no es posible, por la complejidad teórica y el lenguaje altamente especializado, que requiere más conocimientos de filosofía de parte del lector o estudiante. Sin embargo, su Pedagogía es una obra que se lee con facilidad.
Durante toda su vida profesional Kant estuvo relacionado con la pedagogía, puesto que fue profesor universitario bastante exitoso por el interés que desperataba en sus estudiantes y porque era innovador en la cátedra. En su época la Universidad de Koenisberg había incorporado la formación profesional de maestros y por lo mismo pidió a todos sus académicos que en forma rotatoria dictasen clases relacionadas con la enseñanza. A Kant le correspondió en el año académico 1786-1787 y con su habitual rigurosidad preparó esas lecciones saliéndose de la metodología tradicional imperante y prefirió escoger un libro de la época y discutirlo en la clase. Escogió como autor de su preferencia a Rousseau, filósofo al que admiraba. En su casa, austera y propia de un solterón, solamente tenía un cuadro, que era justamente un retrato de Rousseau. Como se disponía en el año citado de un manual introductorio al pensamiento rousseniano, escrito por el educador y filósofo Basedow, titulado Das Elementalwerk, lo empleó como texto del curso y a través de sus comentarios siguió el razonamiento educacional de Rousseau. Esas clases dieron origen al libro titulado Uber Pedagogik. En educación se le recordará siempre por ese pequeño libro, donde expresa sus ideas y titulado sencillamente Pegagogía (1803), que todos los educadores deberían haber leído. Comienza señalando:
El hombre es la única criatura que ha de ser educada. Entendiendo por educación los cuidados (sustento, manutención), la disciplina y la instrucción, juntamente con la educación Según esto, el hombre es niño pequeño, educando y estudiante.
…. La educación es un arte, cuya práctica ha de ser perfeccionada por muchas generaciones. Cada generación, provista de los conocimientos de las anteriores, puede realizar
constantemente una educación que desenvuelva de un modo proporcional y conforme a un fin, todas las disposiciones naturales del hombre, y conducir así toda la especie humana a su destino. La Providencia ha querido que el hombre deba sacar el bien de sí mismo y le habló, por decirlo así:
«¡Entra en el mundo!; yo te he provisto de todas las disposiciones para el bien. A ti toca desenvolverlas, y, por tanto, depende de ti mismo tu propia dicha y desgracia.» El hombre debe desarrollar sus disposiciones para el bien; la Providencia no las ha puesto en él ya formadas; son meras disposiciones y sin la distinción de moralidad. El hombre debe hacerse a sí propio mejor, educarse por sí mismo, y, cuando malo, sacar de sí la moralidad
.
Como puede advertir el lector informado, Kant se anticipa a Rawls al señalar que el hombre carece al nacimiento de los valores como la bondad, la amistad, la belleza, la solidaridad y que es labor de la educación formal y de la familia inculcarlos en el niño.

Otra idea importante en la pedagogía kantiana está en considerar que la educación es el problema más grande al que tiene que enfrentarse el ser humano; tanto así que si los problemas esenciales del ser humano se pudieran reducir a dos, éstos serían el ya indicado y el otro es el de gobernarlo; por tanto hay que dedicarle la atención que ambos temas se merecen. Ya el asentar esta problemática pone al filosófo en el camino de la reflexión más ardua y que pese a la dedicación de mentes esclarecidas, la educación es siempre una preocupación que no tiene la solución más conveniente. La tercera afirmación válida de Kant es que el hombre llega a serlo solamente por la influencia de la educación: el hombre llega a ser hombre exclusivamente por la educación, el por qué es difícil la tarea se debe a que el hombre debe perfeccionarse a sí mismo, pasando la tarea a las nuevas generaciones, por lo cual la pedagogía trasciende a la historia. La racionalidad de Kant ante este fenómeno humano da paso a los sentimientos, lo que no vemos en otras de sus obras. Kant se emociona, y ante la pedagogía se transforma en idealista, porque gran parte de su vida la dedicó a la enseñanza, que fue desde muy joven su trabajo y su forma de vida.
El filósofo es consecuente con su teoría sobre el deber, que conlleva a la disciplina, es decir, el sacrificio de los placeres para cumplir con el objetivo vital del ser humano: cumplir con su deber, no por obligación, sino por una convicción interna. Veamos con sus propias palabras lo que pensaba acerca de la disciplina como requisito para poder educar al ser humano:
El género humano debe sacar poco a poco de sí mismo, por su propio esfuerzo, todas las disposiciones naturales de la humanidad. Una generación educa a la otra. El estado primitivo puede imaginarse en la incultura o en un grado de perfecta civilización. Aun admitiendo este último como anterior y primitivo, el hombre ha tenido que volverse salvaje y caer en la barbarie.
La disciplina impide que el hombre, llevado por sus impulsos animales, se aparte de su destino, de la humanidad. Tiene que sujetarle, por ejemplo, para que no se encamine, salvaje y aturdido, a los peligros. Así, pues; la disciplina es meramente negativa, esto es, la acción por la que se borra al hombre la animalidad; la instrucción, por el contrario, es la parte positiva de la educación.
La barbarie es la independencia respecto de las leyes. La disciplina somete al hombre a las leyes de la humanidad y comienza a hacerle sentir su coacción. Pero esto ha de realizarse temprano.
Así, por ejemplo, se envían al principio los niños a la escuela, no ya con la intención de que aprendan algo, sino con la de habituarles a permanecer tranquilos y a observar puntualmente lo que se les ordena, para que más adelante no se dejen dominar por sus caprichos momentáneos.
Pero el hombre tiene por naturaleza tan grande inclinación a la libertad, que cuando se ha acostumbrado durante mucho tiempo a ella, se lo sacrifica todo. Precisamente por esto, como se ha dicho, ha de aplicarse la disciplina desde muy temprano, porque en otro caso es muy difícil cambiar después al hombre; entonces sigue todos sus caprichos
.
Para los educadores de profesión hay una idea fundamental en Kant, que es bueno tenerla presente en quienes forman a los maestros y se refiere a que la pedagogía es una ciencia que se debe cultivar y mejorar continuamente:
El arte de la educación o pedagogía, necesita ser razonado' si ha de desarrollar la naturaleza humana para que pueda alcanzar su destino.
Los padres ya educados son ejemplos, conforme a los cuales se educan sus hijos, tomándolos por modelo. Si éstos han de llegar a ser mejores, preciso es que la Pedagogía sea una disciplina; sino, nada hay que esperar de ellos, y los mal educados, educarán mal a los demás.
En el arte de la educación se ha de cambiar lo mecánico en ciencia: de otro modo, jamás sería un esfuerzo coherente, y una generación derribaría lo que otra hubiera construido
.
Como puede verse en estas pocas citas, Kant tiene mucho que aportar a los futuros pedagogos y es conveniente que sus maestros lean a este autor con detenimiento, pues aunque han pasado muchas generaciones, el filósofo de Koenisberg aún tiene mucho que decirnos. Por ejemplo, la siguiente cita es muy válida, se refiere a que solamente los más doctos debieran tomar decisiones pedagógicas: La dirección de las Escuelas debería depender sólo del juicio de los entendidos más esclarecidos y esta es una verdad que convendría hacer saber a la burocracia en cualquier lugar.

6 comentarios:

mario dijo...

considero que estas aportaciones son muy utiles,principalmente para aquellos que estamos incursionando en el campo educativo.
a la vez se ma hace necesario, que el escritor, ponga adisposicion(venta) los libros para saber en donde podemos adquirrilos.

Eric dijo...

Estoy agradecido por el texto, es muy legible y abre las puertas para comprender mas fácilmente a Kant. Todas sus obras son de gran valor pero lo mas importante es retomar aquella palabra que hoy se ve tan alejada en la nación mexicana, lo que Kant llama disciplina.

camila dijo...

Gracias por todo el aporte, verdaderamente estoy tan agradecida =)
yo soy estudiante de educacion fisica y tengo un ramo que se llama (fundamentos filosoficos y socioantropologicos de la educacion) mi profesor de filosofia es todo un exito!! es doctor en filosofia =) y este espacio ha sido muy util para mi, ademas que me encanta la filosofia de Kant =)

gracias de nuevo!!!

CARLOS A dijo...

Dr. Nelson

Kant REALIZO una revolción en epensamiento y en la discusiones epistemológicas de su tiempo, pero son tan actuales, que es de leer y releer, debido a su complejidad y aportes que da no solo al conocimiento humano y personal sino, al entendimiento educativo y especialmente a su esencia... Gracias Lic. Carlos Alberto Gomez

violetvenus27 dijo...

Muchas gracias por estas aportaciones, me han servido mucho :D

Filosofía de la educación Unicrece dijo...

Buen trabajo, feliciadades!